Agitación de la lactancia y lactancia prolongada.

 

Cierto es que agitación de la lactancia no tiene por qué darse en una lactancia prolongada, pero sí que es una de las “versiones” más difíciles de entender, ya que pasados un año, dos años, tres años, las dificultades con la lactancia se nos antojan ya muy lejanas. Pero vayamos por partes… ¿qué es la agitación de la lactancia?

En mi formación como asesora de lactancia le pusieron palabras a un sentimiento que muchas veces no comprendía, tal que así, como un sentimiento negativo, e incomprensible, a la hora de dar el pecho, como querer por un lado amamantar, pero sentirse mal por otro en el momento de hacerlo, como ponerse a dar la teta, pero estar deseando que acabe ya, de una manera un tanto extraña y con mucho sentimiento de culpa, ya que el destete no entraba en nuestros planes, al menos en ese momento, …, ¿o si?.

Son muchos los factores que entran en juego, culturales, sociales, de lo que se espera que hagamos, de cuanto debe durar la lactancia, …, de lo que se nos “impone” como lo más natural, o lo más respetuoso. Y a veces ello entra en conflicto con lo que realmente deseamos o necesitamos. O simplemente necesitamos entenderlo.

Muchas veces este sentimiento llamado agitación se traduce en verdadero malestar físico y en dificultades reales para la lactancia que van más allá de un agarre incorrecto, ingurgitaciones o mastitis. Pero muchas veces son más difíciles de ver si hablamos de lactancias prolongadas, entendiendo como prolongadas aquellas que van más allá de los dos años.

En cualquier caso, como asesora de lactancia, debemos atender principalmente a escuchar a la madre, y a sus deseos, que a veces no se manifiestan a la primera de cambio. No juzgar, normalizar, informar que es una fase normal de todas las fases o crisis por las que pasa la lactancia materna, aún pasados los dos años. Quizás nuestra charla le ayude a identificar las causas de ese sentimiento y por tanto, sabiendo las causas, encontraremos más fácilmente la solución que, en todo caso, ha de pasar por una decisión informada y libre. Se puede producir el destete, se puede continuar, pero en ambos casos podemos proponer alternativas o un camino más relajado para llegar a la meta, sea la que sea.

 

Ana García

COLO DE MAI

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies