El síndrome de preparación del nido.

 

Una compañera embarazada, recientemente, se sorprendía a ella misma en su recta final del embarazo sin haber preparado nada para el nuevo bebé en camino (tenía una niña de 3 años). Ella, tan relacionada con el ambiente del porteo, los pañales de tela, etc, no tenía nada pensado ni comprado para el bebé, ¡cuando de repente comienzan las contracciones! Vale, no exactamente las contracciones de parto, pero a menos de un mes de la FPP tuvo un repentino ataque de: “Anita, como se llama eso de cuando te pones a limpiar y a hacer las maletas como una loca?” Y así surgió la idea de este post sobre el Síndrome de Preparación del Nido.

943952_1530676800559222_938340912727882177_n

Desde luego, debe su nombre al símil que se produce con las aves, real. Se traduce, como buenamente decía esta mujer, en un “sorprendente estado de fuerza y euforia” que te lleva a ver una colilla en el garaje y acabar limpiándolo de arriba abajo, o de repente, darte cuenta que no tienes ropita para el recién nacido lista y ponerte a lavar y planchar la de sus hermanos mayores. Estás deseando descansar pero no puedes hacer otra cosa que seguir currando, limpiando, poniendo la habitación lista y haciendo mil cosas cuando tu cabeza está sobre todo en descansar.

 

Hay quien cree que tiene que ver, por un lado, con un cierto miedo al momento que se acerca, aunque yo me muevo más por la ilusión y el nerviosismo sano ante lo que se avecina, aunque todo puede ser. Hay también quien se refiere a él como una preparación del cuerpo, como un entrenamiento para todo lo que está por llegar. En cualquier caso, lo que sí es cierto, es que es más frecuente en una tipología de madres, más nerviosas que tranquilos :-P. En nuestro caso, corroboramos perfectamente esa definición, eh Anita?

 

En cualquier caso, el mejor consejo que te podemos dar es que huyas de los consejos. Si te apetece limpiar, limpia. Si te apetece dormir, duerme. Si a ti te tranquiliza organizarlo todo, organiza. El caso es que puedas decidir, que luego tendrás menos tiempo.

 

¿Os sentís reconocidas en estas definiciones? Nos encantaría que nos contarais vuestras experiencias y a qué creéis que es debido en los comentarios a este post. Y si os apetece una maternidad o una espera acompañada, ya sabéis 😉

 

¡Besiños a todas!

 

Ana García

COLO DE MAI

Foto: J Luis Ortiz, Viana do Bolo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en:,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies